Conozcamos algunos hábitos ambientales para reducir la contaminación

Para nadie es un secreto que el aire que respiramos cada día, está más contaminado; esto se da como consecuencia a varios factores como lo son: las transiciones de la temporada seca a la temporada de lluvias, grandes incendios forestales y urbanos, actividades industriales, basuras, emisiones de vehículos, entre muchos factores más. Éste último tiene gran influencia en las crisis ambientales, de algunas ciudades principales como Medellín-Colombia, quien en el año 2015 la Organización Mundial de la Salud, la denominó como la novena ciudad más contaminada de Latinoamérica.
Debemos reflexionar sobre el impacto ambiental que generamos como personas y como ciudadanos, para poder contrarrestar los efectos de la contaminación.

Te brindaremos algunos consejos prácticos que nos ayudarán a generar buenos hábitos ambientales, los cuales se verán reflejados en nuestro hogar, trabajo y ciudad.
Debemos planificar a largo plazo algunos objetivos de ahorro (agua, energía, gas, transporte), mínimo de tres meses a un año, luego debemos medir y comparar los resultados vs las facturas o los gastos obtenidos en los meses anteriores. La idea es verificar con el tiempo la reducción en los diferentes consumos y no sólo tener el hábito de ahorro por la temporada de crisis ambiental. Debemos ser constantes y cumplir con los objetivos propuestos para que las futuras generaciones tengan un hermoso planeta el cual disfrutar.

Es importante no sólo comprometernos con el cuidado del medio ambiente sino también motivar a nuestros familiares, amigos y vecinos a ser parte de esta gran labor. Podemos realizar jornadas de limpieza y recolección de basura en nuestro barrio o sector social, educar a los niños y jóvenes sobre la importancia de reducir, reciclar y reutilizar, hacer campañas para evitar los incendios forestales, quemas de llantas y basuras e incentivar al cuidado de las zonas verdes en nuestras ciudades; estas son algunas acciones que podemos realizar en nuestra cotidianidad para reducir la contaminación.

Existen otras prácticas ecológicas como realizar el debido mantenimiento a nuestros vehículos, evitar comprar artículos desechables que no son biodegradables, hasta evitar el consumo de tabaco. Lo importante es que realmente tomemos conciencia de la situación actual de nuestra madre tierra y tomemos las medidas necesarias para corregir los estragos ambientales que hemos ocasionado como empresa y como personas.
Si cada uno de nosotros aportamos un granito de arena, podemos cambiar el mundo; aunque parezca una contribución pequeña entre todos lograremos un gran cambio.