Aprende a saber cuántas horas de sueño necesitas y tu cerebro te lo agradecerá

Hoy en día, cuando cada vez más personas toman conciencia de la necesidad de unos buenos hábitos saludables para el funcionamiento normal de nuestro cuerpo y por consiguiente evitar enfermedades posteriores, a muy pocos se nos ocurre que el órgano vital más importante del cuerpo también necesita sus cuidados; estamos hablando del cerebro, el cual también requiere de un mantenimiento constante para mantenerse saludable y evitar que se deteriore con el paso de los años.

Teniendo en cuenta que el cerebro consume el 20% de la energía que a diario produce nuestro cuerpo y sabiendo que cuando funciona adecuadamente es capaz de resolver problemas, concentrarse y reaccionar rápidamente, debemos proporcionarle las condiciones y estímulos necesarios para mantenerlo saludable y así poder desempeñar estas funciones y habilidades; para esto es fundamental un buen descanso, puesto que es el momento durante el cual nuestro cerebro elimina los residuos nocivos que se acumularon durante el día. Por medio del sistema glinfático, mecanismo que se activa cuando estamos durmiendo y lo hace para eliminar unos aminoácidos llamados beta-amiloides.

Es recomendable dormir entre 7 a 9 horas diarias, pero como cada persona es diferente, sus necesidades de sueño también pueden variar; por eso para descubrir cuántas son las horas de sueño que cada uno requiere, sugerimos realizar la siguiente actividad:

Escoge un día en el cual te puedas despertar a la hora que desees y desde la noche anterior, evita exponerte a la luz de televisores, celulares u otros aparatos que te puedan “espantar” el sueño, duerme hasta que te despiertes de forma natural, es decir, dejando que tu despertar sea a la hora que el cuerpo desee y no por medio de la alarma, o algún otro factor que te obligue a hacerlo, cuenta el tiempo transcurrido desde que en realidad te dormiste, sin tener en cuenta el que pasaste acostado sin conciliar el sueño en el momento de ir a la cama, réstale los despertares que tuviste en la noche, así sean breves lapsos de tiempo que usaste para ir al baño, abrir los ojos un momento o por alguna otra circunstancia, así puedes medir el número de horas que en realidad dormiste y esas son las horas reales de descanso que tu cuerpo necesita.

Con la información anterior, intenta cambiar tus hábitos diarios de sueño, combínalos con ejercicio, una buena alimentación y proporciónale a tu cerebro diariamente esas horas de sueño que necesita para poder funcionar al 100%.