Consejos para proteger nuestra piel de los intensos rayos del sol

En el mes de febrero 2017 algunas ciudades han presentado días soleados con altas temperaturas. El sol es una fuente vital, pero debemos tener algunos cuidados al momento de exponernos por largo tiempo, debido a que puede ser peligroso para nuestra piel, podemos presentar quemaduras, manchas, sequedad, envejecimiento prematuro, alergias e incluso cáncer.
Recordemos que los niños permanecen más tiempo al aire libre que los adultos, debemos fomentar en ellos el cuidado de la piel y hablarles sobre los daños que pueden producir la exposición inadecuada al sol. Tengamos en cuenta algunos consejos para cuidarnos de los rayos del sol

La ropa juega un rol fundamental para la protección de los rayos ultravioletas. Las prendas, dependiendo de su color y tipo de tela absorben menos calor. En días soleados es recomendable utilizar ropa blanca y que permita la circulación de aire, debemos elegir prendas frescas y sueltas, las gafas, los sombreros y las gorras también son una buena opción para prevenir los efectos nocivos del sol.

Existen algunas horas centrales en las cuales los rayos del sol son más fuertes (10:00am hasta las 4:00pm), es en este tiempo en el cual debemos procurar resguardarnos de él. Quizá vamos a estar realizando otras actividades al aire libre o en un centro acuático, lo importante es utilizar un buen bloqueador solar que sea resistente al agua, cuidemos nuestra piel con regularidad e incluso en los días nublados.

Debemos utilizar cremas hidratantes y alimentarnos adecuadamente; cuando estamos expuestos a altas temperaturas nuestro cuerpo pierde más agua, es importante la hidratación ya sea con agua, con zumos naturales o con algunas frutas y verduras que nos ayudarán a hidratarnos como la papaya, la sandía, la manzana, el kiwi, el tomate, el pepino, los vegetales verdes, entre otros. Esta puede ser una excusa para alimentarnos y vernos bien.
No olvidemos que el sol es vital para nosotros, tiene muchos beneficios como mejorar la capacidad del trabajo cardiovascular, baja el colesterol de la sangre, es una fuente principal de vitamina D, entre muchos más. Lo importante es evitar las exposiciones prolongadas y sin protección.

Infortunadamente no somos los únicos que nos vemos afectados por las intensas olas de calor, también nuestro planeta puede sufrir las consecuencias. Así como cuidamos nuestra piel, te invitamos a prevenir los incendios forestales. Ayudemos a cuidar nuestros cerros y bosques.
No arrojemos trozos de vidrio, botellas o cualquier objeto que sea combustible, el reflejo de los rayos de sol pueden provocar un gran incendio. También evitemos las fogatas, pero de ser así recordemos apagarlas con agua y tierra, también es importante no arrojar colillas de cigarrillos, ni fósforos. Finalmente debemos avisar a las autoridades pertinentes sobre las columnas de humo, antes de que sea demasiado tarde o que el incendio ya se haya consumido gran parte de la zona.

Los días soleados nos llenan de alegría durante el día y en las noches gracias a los rayos ultravioleta que hemos recibido, nos controla la melatonina, hormona que regula nuestro ritmo circadiano (reloj biológico). es decir somos activos durante las horas de sol, tenemos más probabilidad de ir a la cama una hora antes y descansar placenteramente.