Cómo incentivar a tus hijos para hacer las tareas

Las tareas no sólo se conocen como las actividades escolares, sino también como los quehaceres del hogar. Lo ideal es acompañar a los hijos en el proceso, para garantizar así un mejor aprendizaje. Incentivar a los niños a la realización de tareas, fomenta su responsabilidad y compromiso, debemos enseñarles cuáles son sus prioridades, antes de hacer otras actividades sociales o de ocio.
Como padres debemos encontrar la verdadera motivación para que ellos lleven a cabo las actividades, algunos niños se les dificultan hacerlas por falta de atención, aprendizaje o motivación. Lo ideal es darles ejemplo desde pequeños, es decir si estamos todo el día acostados en la cama o en el sofá y no sacamos un tiempo para hacer la limpieza del hogar, la cena o actividades laborales, seguramente ellos también se vean reflejados e imiten estas prácticas; está claro que es vital descansar, pero debemos procurar sacar tiempo para realizar algunos pendientes y deberes.
Desde los primeros años de vida, debemos asignarles una tarea fácil, como tender su propia cama o recoger los juguetes, entre otros, siempre felicitándolos por el cumplimiento de la labor, si el niño ya se encuentra en la escuela, con frecuencia debemos elogiar lo bien que hizo su dibujo o manualidad e incluso darles un abrazo, un beso o simplemente aplaudir; aquello los motiva a seguir haciendo las cosas bien.
Cuando sea el momento de realizar las tareas escolares, debemos asegurar que estén en un espacio libre de distracciones como video juegos, televisión, música, celular entre otros dispositivos que pueden distraerlos fácilmente. También es importante que los niños cuenten con todos los recursos necesarios para la realización de la misma (cuadernos, colores, diccionarios, tijeras, libros...).
Debemos tener un horario para hacer las tareas y quehaceres del hogar, es importante generar en ellos un hábito o rutina para comer, para hacer las tareas, los quehaceres, para jugar y para dormir (descansar). Así ellos tendrán a futuro habilidades de organización y distribución del tiempo.
Como padres debemos asistir a reuniones escolares, preguntar por el comportamiento y calificaciones de los hijos, se debe revisar los cuadernos constantemente. La tarea les da la oportunidad a los niños de practicar lo aprendido en la escuela, si bien debemos estar atentos al desarrollo de ella y explicarles de nuevo si es necesario, no debemos hacerles la tarea, porque en realidad estamos generando que ellos dependan de nosotros para cumplir cualquier labor o meta a futuro.
Seguramente como padres pasaremos por situaciones frustrantes o de enojo con los resultados de los hijos; lo más importante es respirar profundo, apoyarlos y animarlos a obtener mejores resultados, debemos evitar las críticas o castigos. Generemos en ellos pensamientos de superación frente a las dificultades y seguridad para afrontarlas de la mejor manera posible, enseñarles a tener pensamientos positivos y que no se trata de una tarea o meta difícil, sino que existen un montón de posibilidades para ser alcanzable. Comprendamos los problemas y ayudémoslos a encontrar una solución, sin recurrir a gritos.
Una de las maneras más efectivas para que los niños culminen una actividad escolar o cumplan con una meta establecida, son los premios, sin importar que tan pequeñas o grandes sean, acompañados de un buen elogio. Lo más importante es ser el mejor ejemplo o modelo a seguir, recordemos que la mayoría de los hijos adoptan algunas conductas de sus padres ya sean buenas o malas. La educación, los buenos hábitos, los valores, la ética y el amor que en el hogar se viva, harán de nuestros hijos, un adulto ejemplar y exitoso.