Blog

¿Cómo proteger tus colchones de espuma?

Por lo general nuestro espacio para el descanso está directamente relacionado con la comodidad, higiene y buen estado de los colchones en los que reposamos nuestro cuerpo al dormir. En este sentido se hace fundamental mantener unos protocolos de cuidado que protejan las superficies de manchas, polvo, gérmenes o bacterias que puedan aparecer a causa del uso continuo. En especial los colchones de espuma requieren unas precauciones que ayuden a alargar su vida útil, ya que son fabricados a base de diferentes capas de espuma que son delicadas y pueden estropearse en caso de que no se tomen algunas medidas de protección.

Teniendo en cuenta esto, hemos decidido hablar en esta entrada de blog acerca de los cuidados que nos podrían ayudar a proteger los colchones de espuma, con el fin de cuidarlos para que duren más años con nosotros en buenas condiciones y para poder disfrutar de momentos de descanso en condiciones realmente aseadas.

Para comenzar a hablar de la limpieza de los colchones de espuma es importante dejar claro que la mejor manera de mantener la higiene de estas superficies es previniendo todo tipo de suciedades y no realizando procesos de limpieza en los que podemos afectar su parte interna o sus capas de protección externas. Por eso es ideal no usar nunca agua o productos de limpieza con químicos fuertes que puedan dejar olores desagradables al momento de conciliar el sueño. En ese objetivo de prevención es sumamente recomendado utilizar protectores de colchón que eviten la penetración de líquidos al interior de los colchones de espuma.       

Los protectores impermeables pueden ser una alternativa muy útil para evitar el deterioro de los colchones de espuma. Las camas son espacios que están expuestos a accidentes en los que una bebida o el sudor propio puedan impregnar las capas interiores y afectar la estructura, pero si tenemos sábanas o protectores de calidad, estos podrán actuar como barrera que proteja la espuma, que es sumamente delicada. Cabe resaltar que es importante establecer un hábito de limpieza en el que se cambien constantemente las sábanas y protectores, esto dependerá del uso que se le dé a los colchones de espuma o la cantidad de personas que duermen a diario sobre la superficie.

Por ejemplo, los niños, en muchos casos, tienden a orinarse en la cama de manera involuntaria mientras duermen en las noches. Si este líquido llegase a penetrar las capas interiores de los colchones de espuma generarían indudablemente manchas sobre la superficie y debilitarían la estructura, asimismo, podrían generar malos olores luego de que se seque la humedad, algo que es sumamente difícil de quitar. En estos casos hay que mantener un cambio constante de sábanas y protectores impermeables.

Si hablamos de superficies de espuma que no tienen un uso diario o en los que duerme una sola persona el cambio de las sábanas podría tardar un par de días más, aunque siempre es recomendado hacer una higiene semanal, puesto que los colchones pueden recibir polvo, aunque no estén en uso.

Aparte del cambio de sábanas, los colchones de espuma también pueden ser protegidos con otro tipo de acciones, como por ejemplo intercambiar las caras periódicamente con el fin de distribuir el peso de manera homogénea. Los colchones de espuma fabricados y comercializados por Colchones Fantasía tienen instrucciones de uso y manejo que le permite a los usuarios conocer de primera mano una serie de recomendaciones con las que podrá garantizar un óptimo rendimiento de las superficies, en caso de que las siga al pie de la letra.

Los colchones de espuma convencionales tienen un periodo estimado de dos meses para que sea necesario girarlos en 180 grados y cambiar la cara que está en la parte superior, que es la encargada de recibir el peso de las personas que allí duermen. Aunque, en los últimos años, Colchones Fantasía ha venido innovando con una serie de superficies a base de espuma que tienen integrada la tecnología pillow up, una capa superior que ayuda a distribuir las cargas y facilita que no haya que cambiar la cara del colchón, sino solo darle vuelta en el sentido de las manecillas del reloj a un mismo lado de la superficie.

Como vimos, la mejor manera de proteger los colchones de espuma no es haciendo limpieza con productos que generen humedad, sino previniendo accidentes ubicando sábanas y protectores impermeables. Si deseas conocer más información sobre estas superficies te invitamos a explorar el sitio de Colchones Fantasía. Encuentra todos nuestros productos ingresando aquí.               

Comparte esta publicación:

Contácta un asesor
//
Asesor de ventas Emma
//
Servicio al cliente
VENTAS ONLINE